Un informe del gobierno australiano crítico con la homeopatía, cuestionado e invalidado por serias falencias científicas y prejuicioso


Con el más que risueño título “Afirman que la homeopatía no sirve para curar la salud”, el diario Clarín del día 11 de marzo de 2015 se hace eco de una declaración y un extenso informe del National Health and Medical Research Council (NMHRC), que depende del gobierno australiano. El informe hace referencia a una “revisión sistemática de las revisiones sistemáticas” publicadas que han evaluado la utilidad de la homeopatía en diversas afecciones. [1- ver] Otra nota del mismo periódico del día 15 de marzo amplía el informe con la opinión de varios homeópatas destacados. [2- ver]

Sigue leyendo

La memoria del agua


En este extraordinario documental de la televisión francesa (subtitulado en español) el descubridor del virus HIV y premio Nobel Luc Montagnier reproduce en vivo en su laboratorio un experimento sorprendente. Después de hacer una alta dilución de ADN de una paciente infectado con HIV, logra detectar ondas electromagnéticas emitidas por el tubo en que se encuentra dicha dilución y las graba en una computadora. A continuación envía la grabación por correo electrónico a un laboratorio italiano en el que agua pura es expuesta a la grabación. En el paso siguiente, esta agua que ha sido expuesta a la emisión electromagnética se la incuba con fragmentos de ADN desordenados obteniéndose una secuencia de ADN perfectamente ordenada y que se corresponde en un 98% a la del ADN del paciente de quien partió el experimento.

 

Nota relacionada: “Diluciones homeopáticas. ¿Hay algo detectable en ellas?”

 

The Lancet y el anunciado fin de la homeopatía: revisión crítica de la publicación de Shang et al (2005) y los artículos relacionados que le siguieron


En agosto de 2005, la prestigiosa revista médica británica The Lancet publicó un metanálisis comparativo de 110 ensayos clínicos homeopáticos con otros 110 ensayos clínicos alopáticos sobre las mismas enfermedades y problemas médicos. De acuerdo a la conclusión de sus autores, la homeopatía no sería más que una forma de placebo. La nota editorial de la revista anunció “el fin de la homeopatía”, instando a los médicos homeópatas a ser honestos a partir de ese momento con sus pacientes. La publicación tuvo una fuerte repercusión en los medios y fue ampliamente debatida en ambientes académicos. Los escépticos la trataron como una demostración definitiva de la ineficacia clínica de la homeopatía.
Sin embargo, una lectura detallada del trabajo fue rápidamente dejando en evidencia una serie de falencias metodológicas graves que no sólo invalidan las conclusiones sino que podrían permitir arribar a la conclusión opuesta. También fueron surgiendo a la luz trasfondos políticos que podrían haber tenido una fuerte influencia.
En un trabajo reciente, el autor hace una crítica detallada de la publicación de The Lancet y una revisión extensa de la bibliografía relacionada con el tema.
 

Un modelo plausible de mecanismo de acción de los medicamentos homeopáticos


En un trabajo publicado el 22 de octubre de 2012, Iris Bell, prestigiosa investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona, desarrolla un modelo de explicación plausible y extensamente fundamentado del mecanismo de acción de los medicamentos homeopáticos. Su punto de partida es el reciente hallazgo experimental de la presencia de nanopartículas de los materiales de origen en las altas diluciones de las preparaciones homeopáticas.
Ver la publicación completa en inglés, haciendo clic aquí.

Iris Bell, Universidad de Arizona

Crítica a la homeopatía en los medios basada en datos falsos


En dos notas idénticas escritas por la licenciada en filosofía y doctora en ciencias sociales Roxana Kreimer y publicadas por Clarín (25-4-12) y el diario de Río Negro (19-4-12), la autora critica la homeopatía basándose en información errónea.1,2

Según la autora, “las revisiones sistemáticas y metanálisis muestran de forma concluyente que los productos homeopáticos no superan el efecto placebo.” Muy por el contrario a esta afirmación, las revisiones sistemáticas y metanálisis de ensayos clínicos homeopáticos muestran de manera consistente que el tratamiento homeopático es superior al placebo. El primer metanálisis general de ensayos clínicos homeopáticos fue publicado en The Lancet en 1997.3 Allí fueron analizados 89 ensayos clínicos que cumplían con los criterios de inclusión predeterminados por los autores. El resultado general fue que el tratamiento homeopático resultó 2,45 veces superior al placebo. Incluso limitando el análisis a los 26 ensayos clínicos de la más alta calidad metodológica, el tratamiento homeopático resultó ser 1,66 veces superior al placebo. La conclusión de los autores fue: “los resultados no son compatibles con la hipótesis de que los efectos clínicos de la homeopatía son enteramente placebo.” Esta tendencia fue confirmada en revisiones sistemáticas y metanálisis generales posteriores. También pudo confirmarse en varios metanálisis de ensayos clínicos de tratamiento homeopático de enfermedades específicas, como la influenza,4 la rinitis alérgica,5 la prevención del íleo posquirúrgico,6 la fibromialgia,7 la diarrea infantil,8 el SIDA,9 algunos efectos adversos de los tratamientos antineoplásicos,10 la artrosis,11 enfermedades reumáticas,12 la polinosis,13 infecciones y alergia de la vías aéreas superiores14 y enfermedades de las vías aéreas superiores incluyendo otitis media.15

Un muy publicitado en los medios metanálisis general publicado en 2005 dio un resultado desfavorable a la homeopatía, pero diversos análisis posteriores del mismo mostraron un sinnúmero de sesgos metodológicos que tornaron sus conclusiones inválidas.16 Los autores compararon 110 ensayos clínicos homeopáticos con 110 ensayos clínicos alopáticos para las mismas afecciones y escogidos al azar. Una primera observación de los autores fue que los ensayos clínicos homeopáticos resultaron de mejor calidad metodológica que sus pares alopáticos. Este hecho por si solo invalida cualquier comparación que se quiera hacer. No obstante esto, los autores llegan a la conclusión de que la mayoría de los ensayos clínicos homeopáticos son positivos, como mínimo tan positivos como los ensayos clínicos alopáticos. A posteriori de estas observaciones y utilizando criterios no predefinidos de tamaño de las muestras, decidieron seleccionar 8 ensayos clínicos homeopáticos, sin especificar cuales, y compararlos con 6 ensayos clínicos alopáticos, llegando a la insólita conclusión de que “los efectos clínicos de la homeopatía son compatibles con efecto placebo.”

Después de la publicación y debido a las críticas que el trabajo recibió, los autores se vieron obligados a aclarar en qué estudios habían basado sus conclusiones, poniéndose en evidencia que la comparación había sido hecha entre ensayos clínicos de enfermedades diferentes y no iguales como había sido originalmente planteado. También se debe señalar que la selección hecha a posteriori de sólo 8 trabajos resulta metodológicamente inapropiada. Una investigación posterior detectó además que los autores habían excluido de la selección un ensayo clínico homeopático grande y de buena calidad con resultado positivo y no consideraron como de buena calidad 4 ensayos clínicos homeopáticos calificados como entre los 10 mejores en 5 metanálisis previos, 3 de ellos con resultado positivo. En cambio, incluyeron en el estudio 16 ensayos clínicos homeopáticos no publicados, todos de baja calidad, mientras que todos los ensayos clínicos alopáticos estaban publicados. Estas mismas investigaciones posteriores demostraron que un metanálisis de los 21 ensayos clínicos homeopáticos de máxima calidad mencionados en el trabajo original muestra un resultado positivo a favor de la homeopatía y superior al placebo.17,18

La recomendación de dejar de proveer homeopatía en los servicios de salud británicos hecha por el Comité de Ciencia y Tecnología de la Casa de los Comunes no es consecuencia del más exhaustivo metanálisis como sugiere la licenciada Kreimer, sino de un reporte confeccionado por 3 de los 14 miembros de este comité, políticos no expertos en investigación y publicado el 8-2-10 luego de 3 meses de trabajo con informes escritos solicitados a 60 informantes de diverso origen.19 La recomendación fue rechazada por el gobierno con una contundente defensa de los derechos de elección de los pacientes, los derechos y obligaciones de los médicos y reconociendo que hay controversias entre las opiniones acerca de la homeopatía.20 La autora de las notas debería también saber que un revisión sistemática de la evidencia clínica de la homeopatía encomendada por el gobierno suizo a expertos en investigación alemanes recientemente publicada en inglés en forma de libro, luego de 7 años de trabajo arribó a la conclusión de que “la efectividad de la homeopatía debe ser calificada como verosímil.” 14,21,22 De 22 revisiones sistemáticas de investigaciones clínicas evaluadas por los autores, 20 mostraron resultado favorable a la homeopatía. Las conclusiones del estudio llevaron al gobierno suizo a aceptar la homeopatía en los servicios de salud.

Tampoco son ciertas las afirmaciones de la licenciada Kreimer de que el principio de “lo similar cura lo similar carezca de evidencia,” que “los preparados homeopáticos diluyen las sustancias hasta hacerlas desaparecer” ni que “cualquier mecanismo de acción basado en la dilución extrema es implausible.” De hecho, una revisión de experimentos hechos en animales de laboratorio, la experimentación en modelos celulares y la experimentación físico-química demuestran exactamente lo contrario.23-28

Por último, que un grupo de escépticos se reúna en una plaza y tomen al mismo tiempo un medicamento homeopático no constituye prueba de nada, ¿o sí? Si los escépticos de la aspirina hicieran lo mismo, ¿contribuiría un gesto así a informar acerca de la droga?

La crítica es bienvenida, pero a condición de basarse en datos veraces.

Referencias

  1. http://www.clarin.com/opinion/Homeopatia-vez-medio-debate_0_688731211.html
  2. http://www.rionegro.com.ar/diario/como-se-explica-que-tantas-personas-crean-en-la-homeopatia-859222-9524-nota.aspx
  3. Linde K, Clausius N, Ramirez G, Melchart D, Eitel F, Hedges LV, et al. Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? A meta-analysis of placebo-controlled trials. The Lancet 1997; 350(9081):834–43. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9310601
  4. Vickers AJ, Smith C. Homoeopathic Oscillococcinum for preventing and treating influenza and influenzalike syndromes. Cochrane Database Syst Rev. 2006; 3:CD001957. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16855981
  5. Taylor MA, Reilly D, Llewellyn-Jones RH, McSharry C, Aitchison TC. Randomised controlled trial of homoeopathy versus placebo in perennial allergic rhinitis with overview of four trial series. BMJ. 2000 Ago 19;321(7259):471–6. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10948025
  6. Barnes J, Resch KL, Ernst E. Homeopathy for postoperative ileus? A meta-analysis. J. Clin. Gastroenterol. 1997 Dic; 25(4):628–33. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9451677
  7. Perry R, Terry R, Ernst E. A systematic review of homoeopathy for the treatment of fibromyalgia. Clinical Rheumatology. 2010 Ene 23;29:457–64. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20099019
  8. Jacobs J, Jonas WB, Jiménez-Pérez M, Crothers D. Homeopathy for childhood diarrhea: combined results and metaanalysis from three randomized, controlled clinical trials. Pediatr. Infect. Dis. J. 2003 Mar;22(3):229–34. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12634583
  9. Ullman D. Controlled clinical trials evaluating the homeopathic treatment of people with human immunodeficiency virus or acquired immune deficiency syndrome. J Altern Complement Med. 2003; 9(1):133–41. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12676041
  10. Kassab S, Cummings M, Berkovitz S, van Haselen R, Fisher P. Homeopathic medicines for adverse effects of cancer treatments. Cochrane Database Syst Rev. 2009; (2):CD004845. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19370613
  11. Long L, Ernst E. Homeopathic remedies for the treatment of osteoarthritis: a systematic review. Br Homeopath J 2001 Ene; 90(1):37–43. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11212088
  12. Jonas WB, Linde K, Ramirez G. Homeopathy and rheumatic disease. Rheum. Dis. Clin. North Am. 2000; 26(1):117–23. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10680199)
  13. Lüdtke R, Wiesenauer M. [A meta-analysis of homeopathic treatment of pollinosis with Galphimia glauca]. Wien Med Wochenschr 1997; 147(14):323-7. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9381725
  14. Bornhöft G, Wolf U, von Ammon K, Righetti M, Maxion-Bergemann S, Baumgartner S, et al. Effectiveness, safety and cost-effectiveness of homeopathy in general practice – summarized health technology assessment. Forsch Komplementmed 2006; 13 Suppl 2:19–29. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16883077
  15. Bellavite P, Ortolani R, Pontarollo F, Piasere V, Benato G, Conforti A. Immunology and homeopathy. 4. Clinical studies-part 1. Evid Based Complement Alternat Med 2006; 3(3):293–301. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16951713
  16. Shang A, Huwiler-Müntener K, Nartey L, Jüni P, Dörig S, Sterne JAC, et al. Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? Comparative study of placebo-controlled trials of homoeopathy and allopathy. Lancet 2005; 366(9487):726–32. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16125589
  17. Rutten ALB, Stolper CF. The 2005 meta-analysis of homeopathy: the importance of post-publication data. Homeopathy 2008; 97(4):169–77. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19371564
  18. Lüdtke R, Rutten ALB. The conclusions on the effectiveness of homeopathy highly depend on the set of analyzed trials. J Clin Epidemiol. 2008; 61(12):1197–204. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18834714
  19. http://www.publications.parliament.uk/pa/cm200910/cmselect/cmsctech/45/45.pdf
  20. http://www.official-documents.gov.uk/document/cm79/7914/7914.pdf
  21. http://www.homeoinst.org/sites/default/files/uploads/u-16/HRI_Newsletter15_Spring2012.pdf?utm_source=Spring+2012+newsletter+-+Swiss+report+FINAL&utm_campaign=HRI+Spring+e-newsletter&utm_medium=email
  22. Bornhoft G, Matthiessen PF. Homeopathy in Healthcare: Effectiveness, Appropriateness, Safety, Costs. Goslar, Germany: Springer, 2011. http://rd.springer.com/book/10.1007/978-3-642-20638-2/page/1
  23. Witt CM, Bluth M, Albrecht H, Weißhuhn TER, Baumgartner S, Willich SN. The in vitro evidence for an effect of high homeopathic potencies—A systematic review of the literature. Complementary Therapies in Medicine. 2007 Jun; 15(2):128–38. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0965229907000131
  24. Rey L. Thermoluminescence of ultra-high dilutions of lithium chloride and sodium chloride. Physica A: Statistical Mechanics and its Applications. 2003 May 15; 323(0):67–74. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0378437103000475
  25. Montagnier L, Aïssa J, Ferris S, Montagnier J-L, Lavalléee C. Electromagnetic signals are produced by aqueous nanostructures derived from bacterial DNA sequences. Interdisciplinary Sciences: Computational Life Sciences. 2009 Mar 4; 1:81–90. http://www.springerlink.com/content/0557v31188m3766x/
  26. Wijk R van, Bosman S, Wijk EPA van. Thermoluminescence in Ultra-High Dilution Research. The Journal of Alternative and Complementary Medicine. 2006 Jun; 12:437–43. http://www.liebertonline.com/doi/abs/10.1089/acm.2006.12.437
  27. Chikramane PS, Suresh AK, Bellare JR, Kane SG. Extreme homeopathic dilutions retain starting materials: A nanoparticulate perspective. Homeopathy. 2010;99(4):231–42. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1475491610000548
  28. Upadhyay RP, Kayak C. Homeopathy emerging as nanomedicine. Int J High Dilution Res 2011; 10(37): 299-310. http://www.feg.unesp.br/~ojs/index.php/ijhdr/article/view/525/551

Diluciones homeopáticas. ¿Hay algo detectable en ellas?


Es popularmente muy conocido que los medicamentos homeopáticos se encuentran altamente diluidos. Se habla de “dosis homeopáticas” cuando se hace referencia a una cantidad muy pequeña. La historia de estas diluciones es de alguna manera accidental y es como sigue. El principio básico de la homeopatía es el de la similitud: una sustancia capaz de producir determinados síntomas y alteraciones en un individuo sano, es capaz de curar o aliviar manifestaciones semejantes en un enfermo. Hahnemann, creador del método homeopático, comenzó sus observaciones usando dosis relativamente elevadas de sustancias medicinales y se encontró con que de esa manera desencadenaba, por lo menos al comienzo del tratamiento, una agravación de los problemas de sus enfermos. Para evitar estas reacciones, de manera progresiva comenzó a utilizar dosis cada vez más pequeñas y como observaba efectos terapéuticos positivos, continuó disminuyéndolas.

A partir de Hahnemann y hasta la actualidad, la forma de preparar un medicamento homeopático consiste en tomar una parte de la sustancia medicamentosa, por ejemplo una tintura vegetal, diluirla en 99 partes de alcohol de alta graduación o agua destilada y sacudir el frasco vigorosamente 10 a 30 veces. El resultado se denomina 1ª dilución centesimal o 1CH. De esta última se toma una parte y se diluye en 99 partes de alcohol o agua destilada y se vuelve a sacudir, produciéndose así la 2CH. Y así se continúa. Dos diluciones muy utilizadas por los homeópatas son la 6CH y la 30CH. La primera tiene una concentración teórica de la sustancia original de 1 en un billón (1 en 1012) y la segunda de 1 en 1060. Este procedimiento tiene variantes cuando se trata de sustancias insolubles y si bien hay otras formas de preparar medicamentos homeopáticos, es la más utilizada.

Estamos hablando de cantidades tan mínimas que el pensamiento crítico surge de inmediato: no puede haber nada en las preparaciones homeopáticas. Pero, ¿es esto realmente así? Nuevos y estimulantes desafíos nos llegan hoy de la experimentación física, química y biológica. Veamos algunos de ellos.

Sigue leyendo