Con hábitos de vida saludables podrían evitarse cuatro de cada cinco infartos de miocardio


De acuerdo a un estudio de publicado hace poco más de un mes en el Journal of the American College of Cardiology, si las personas siguieran las recomendaciones reconocidas como saludables en sus hábitos de vida, podrían evitarse 4 de cada 5 infartos de miocardio [1]. En esta investigación hecha en Suecia, casi 21.000 varones sanos de entre 49 y 79 años en el momento de ser enrolados fueron seguidos durante 11 años. Al comienzo del trabajo ninguno de los participantes padecía ni había padecido hipertensión arterial, diabetes, enfermedad cardiovascular, colesterol elevado ni cáncer. Los hábitos de vida evaluados fueron 5: la dieta, el tabaquismo, el consumo de alcohol, el ejercicio físico y la acumulación de grasa en el abdomen.

Sigue leyendo

Los médicos homeópatas utilizan menos antibióticos en infecciones agudas del aparato respiratorio superior


A partir de su descubrimiento, los antibióticos han tenido un rol decisivo e indiscutible en el tratamiento efectivo de las enfermedades infecciosas de etiología bacteriana. Pero es inútil su utilización en las enfermedades de etiología viral. No obstante que esto es bien conocido, se multiplican las alarmas que dan cuenta de un uso abusivo de antibióticos en situaciones en las que no son necesarios. El problema reside en que este uso de antibióticos en enfermedades virales no resulta inocuo, sino que puede ser riesgoso en varios sentidos. Por un lado son más frecuentes los problemas derivados de sus efectos adversos y en segundo lugar, se produce un aumento de la llamada resistencia bacteriana. Los antibióticos eliminan los gérmenes susceptibles, pero algunas bacterias tienden a desarrollar resistencia, lo que las vuelve inmunes a su utilización. Así, por ejemplo, existe una correlación positiva entre el uso de antibióticos y la frecuencia de aparición de gérmenes resistentes a antibióticos en los países europeos. Es decir, en los países donde más antibióticos se prescriben (Francia en primer lugar), más resistencia bacteriana se encuentra.[1]

Nota publicada en el site del Departamento de Homeopatía de la Universidad Maimónides. Haga clic para leerla entera.